Hace dos días Juana Repetto dio uno de los pasos más importantes de su vida al pasar por el Registro Civil de Palermo y casarse con su novio, Sebastián Graviotto. Con sus mejores amigos como testigos ambos dieron el «sí quiero» ante el juez de paz que ofició la ceremonia. Ahora hubo un gran ausente ¿quien? Nada menos que Toribio, el hijo de la heredera de Reina Reech y Nicolás Repetto.

Igualmente Juana explicó en sus redes por qué decidió no llevar al pequeño a la unión: «La realidad es que lo que sucedió dentro del Registro Civil fue un trámite, al menos para mí. Debo admitir que soy medio fría. Entramos, nos leyó unas cuestiones, firmamos y salimos. Así de simple», comenzó relatando y luego contó que «Toro», como le dicen al niño, se sumó al almuerzo para celebrar.

«Toro se sumó al almuerzo posterior con los testigos que son amigos amados y fue divino. El fin de semana terminamos la celebración, firma de libretas y demás con la familia”, aseguró. Mientras que el día de su casamiento ella hizo un posteo en donde anunció su boda: «Y bue, ya estamo @sebastiangraviotto. Nuestra idea original era hacer el civil en septiembre y el sábado que viene era nuestra fiesta de casamiento». 

«Como a todos, se nos pudrieron los planes, creímos que no podríamos si quiera hacer el civil este año y lo logramos. Solos con nuestros testigos, no pudo venir la familia ni toda la gente querida que hubiésemos querido… pero terminaremos de ponerle el cierre con una linda e intimísima juntada familiar», finalizó.

Galería de imágenes