liza-minnelli,-el-padrino-y-la-nueva-grieta-en-hollywood

Entre los tantos homenajes que intentó hacer la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood el domingo pasado hubo uno que pasó casi, casi desapercibido. Porque no lo fue.

Y no estoy refiriéndome a que la bofetada de Will Smith a Chris Rock lo haya opacado, sino que la producción de la ceremonia se ve que no lo tenía muy bien previsto.

Así como subieron al escenario del Dolby Theatre Francis Ford Coppola y Al Pacino, por los 50 años del estreno de El Padrino -vaya uno a saber qué hacía Robert De Niro al lado de ellos, que no actuó en la primera película de la trilogía, sino en la segunda-, o parte del elenco de La joven vida de Juno, y algunos intérpretes de Pulp Fiction (¿y Tarantino?), hubo una invitada que, parece, ni siquiera fue idea de la Academia.


Al Pacino, Francis Ford Coppola y Robert De Niro, homenajeados en la gala del Oscar. Invitar a Minnelli, parece que fue idea de Lady Gaga. Foto AFP

Y la pifiaron feo, horrible, invitando a figuras del deporte -ni siquiera muy conocidas a nivel internacional- para los 60 años de James Bond, y no a los actores que interpretaron al 007, o por ejemplo a Paul McCartney a que tocara en vivo Live and Let Die.

Pero bueno, quiero referirme a la gran Liza Minnelli, que acompañó a Lady Gaga, y no al revés, en la entrega de premio más importante de la noche, el Oscar a la mejor película, que ganó CODA.


Minnelli como Sally Bowles en “Cabaret”, de Bob Fosse, que ganó más Oscars que “El Padrino”: 8 a 3. Foto Archivo Clarín

Porque fue idea de la actriz y cantante de la última Nace una estrella que la estrella, hoy de 76 años, la Queen of Hollywood, la Queen of Broadway, estuviera allí junto a ella en el escenario. Justamente la madre de Liza, Judy Garland, actuó en la, en verdad, segunda versión de Nace una estrella, en 1954, dirigida por George Cukor. La de Barbra Streisand fue la tercera, y la de Gaga con Bradley Cooper, la cuarta.

Verla sentada en silla de ruedas, producto de la encefalitis viral que le diagnosticaron ya en el año 2000, y algo perdida, fue, digamos, un poco fuerte.


Uma Thurman, Samuel L. Jackson y John Travolta participaron del tributo a “Pulp Fiction”. Pero ¿y Tarantino? Foto Reuters

Pero no estamos escribiendo aquí para hacer un recordatorio de las enfermedades e internaciones por consumo de drogas y alcohol que sufrió la hija de Judy Garland y Vincente Minnelli, ni una necrológica, sino para cuestionar cómo la Academia no le brindó un homenaje a ella, a 50 años del estreno de Cabaret, por la que obtuvo el Oscar a la mejor actriz protagónica.

¿Una grieta en los Oscar, a 50 años?

En la memoria de todos seguro perduran más las imágenes de El Padrino, una película que, cuando haciendo zapping la descubrimos en alguna señal de cable, aunque sea mal doblada al castellano, difícilmente volvamos a apretar el control remoto.


Lady Gaga y Liza Minnelli anunciaron el premio principal, el de mejor película para “CODA”. Foto AP

Pero los hechos indican que la Academia premió con 8 estatuillas a Cabaret (al de Liza agreguen Bob Fosse como mejor director, actor de reparto para Joel Grey, dirección de fotografía y de arte, edición, sonido y mejor música, partitura de canción original y/o adaptación), y a El Padrino le otorgó… tres: película, actor para Marlon Brando y guion adaptado.

Liza es de los pocos artistas EGOT, como se denomina a quienes ganaron un Emmy, un Grammy, un Oscar y un Tony, y ella obtuvo de todos, uno, salvo del Tony, que tiene tres.


Walter Matthau, Irene Worth, Liza Minnelli (19) y Zero Mostel, ganadores del Tony en 1965. Liza lo hizo por “Flora the Red Menace”. Foto AP

De nuevo, la Academia o quienes arman el show de la ceremonia, a veces más pensado para la televisación que para la gente de la industria del cine en sí, se equivocaron.

¿O van a tener el mal gusto de esperar para incluirla en el In Memoriam?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here